Sabías qué?

Nov 3, 2022 | Educación

La certificación es un procedimiento mediante el cual un tercero otorga una garantía escrita de que una edificación, producto, elaboración o servicio está en conformidad con ciertas normas.

Las certificaciones tienen la ventaja de contar con una verificación por parte de un tercero, lo que le da una garantía al mandante y al equipo de proyecto de que previo a obtener el sello, se ha auditado que efectivamente las estrategias implementadas se han introducido como parte del desarrollo del proyecto. Esta verificación, ocurre cuando un organismo externo independiente, que no es ni el usuario final ni el propietario, certifica el producto en conformidad a ciertos requerimientos o condiciones.

Un sistema de certificación considera las siguientes características fundamentales:

  • El sistema de reglas, procedimientos y gestión de la certificación, incluyendo las normas, se conoce como Programa de Certificación.
  • La certificación conlleva un costo. La puesta en práctica de normas requiere una inversión, a pesar de que generalmente resulta en una reducción a largo plazo de los costos de producción / operación.
  • Una etiqueta de certificación es un símbolo que indica que el cumplimiento de las normas ha sido verificado. Por lo general, el uso de dicha etiqueta está regulado por el organismo que establece las normas.
  • Cuando los organismos certifican sobre la base de sus propias normas específicas, la etiqueta generalmente es de su propiedad.

Una Certificación para Edificaciones Sustentables, permite evaluar, calificar, verificar y validar, aspectos temáticos relacionados con sostenibilidad, los cuales que son auditados por un tercero y contrastados con los requerimientos establecidos por el Programa de Certificación.

Que existen certificaciones para la edificios sustentables

A nivel Nacionales están:

A nivel Internacional existen estas

Algunos de los beneficios de las certificaciones multicriterio para edificaciones sustentables son:

  • Disminuyen los costos asociados a operación y mantenimiento e incrementar el valor de un inmueble.
  • Reducen la cantidad de residuos generados provenientes tanto del proceso de construcción y demolición como de la operación del proyecto, además de valorizarlos y gestionarlos en forma sustentable.
  • Utilizan eficientemente recursos: agua, energía, materias primas, mejorando considerablemente no solo el desempeño energético e hídrico sino también utilizando materiales y productos de construcción que reduzcan al mínimo sus impactos potenciales en el medio ambiente durante su ciclo de vida.
  • Proveen ambientes interiores saludables y confortables no solo para los ocupantes, sino también para aquellos trabajadores involucrados en la construcción del proyecto.
  • Reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y otros impactos potenciales como el agotamiento de recursos no renovables, uso y contaminación de las aguas y el uso de suelos agrícolas entre otros.